La basura no existe, es un concepto mal utilizado. A lo largo de los años no hemos hecho otra cosa que estar inmersos en el “comprar y tirar”, como decía el escritor Eduardo Galeano. ¿Y por qué decimos que la basura no existe? Porque nos hemos dado cuenta que la “basura” es un recurso, tanto el inorgánico como el orgánico. 

Por lo tanto, una buena Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos puede ser la solución adecuada a la situación que estamos atravesando.

Esta cuestión requiere de voluntades políticas y de una correcta gestión en materia ambiental, cuyo objetivo sea el mejoramiento de la calidad de vida de los platenses y de toda la región. 

Partiendo de una buena gestión de los RSU (Residuos Sólidos Urbanos), nos encontraremos con un concepto muy escuchado últimamente: la economía circular, que es básicamente un círculo virtuoso de tres caras: social, económica y ambiental.

En nuestro país, este mes se está llevando adelante el Mes del Compostaje, en el que diversas personas, ONGs y organismos generan conciencia y fomentan acciones en torno a la importancia de hacer compost en sus hogares. 

¿Qué es el compostaje? Es una técnica donde la materia orgánica vuelve de manera natural a la tierra, transformándose y dando fertilidad a los suelos. De esta manera, se puede llegar a reducir el 40% -y hasta el 50%- de los residuos que llegan a los rellenos sanitarios o basurales a cielo abierto.

Por estas razones, he generado distintas propuestas para que los vecinos puedan sumarse a separar sus residuos en origen y dar el siguiente paso, que es comenzar a compostar.

Hoy en día, hay mucho por hacer y somos muchos los que estamos dispuestos a mejorar nuestros hábitos diarios. No por nuestro propio beneficio, sino por el bien común de nuestros contemporáneos y de las próximas generaciones. 

Como ciudadano y como funcionario me preocupan muchísimo los temas ambientales, pero también como papá de dos chicos pienso que este es el camino: tenemos que recomponer el ambiente de la mejor manera. Sin descuidar el crecimiento productivo, pero basándonos en una vinculación armoniosa con el ambiente.