En una visión global sobre cómo afrontaremos el futuro desde las ciudades, es importante tener en cuenta los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que Naciones Unidas estableció en la Agenda 2030. Una hoja de ruta que trata de ir hacia modelos de desarrollo sostenibles y equitativos para construir un futuro posible en el corto plazo.

Esta agenda es la más importante en materia social, económica y ambiental e intenta ser un marco de acción para todas las políticas públicas que se diseñen e implementen en los distintos países y regiones. Por eso, es tan importante que tengamos en cuenta sus metas e indicadores en la planificación estratégica de cómo queremos ser y vernos como ciudad de aquí a 10 años.

En el tema social, los ODS abarcan desde poner fin a la pobreza y lograr el Hambre Cero, hasta garantizar la salud y el bienestar de toda la población, el acceso a la educación, el trabajo digno y la igualdad de género. Asimismo, plantean la necesidad de contar con instituciones sólidas que contribuyan con la concreción de estos objetivos y velen por la paz, la justicia y la reducción de la desigualdad.

En cuanto al aspecto ambiental, esta Agenda es muy detallada porque, de los factores y condiciones que logremos alcanzar en esta cuestión, dependerá el futuro de nuestro hábitat y del desarrollo de la vida sobre el Planeta. Los ODS hacen hincapié en la necesidad del acceso al agua limpia y al saneamiento; ir hacia sistemas de energía renovables y sustentables (eólicas, solares, etc.); trabajar firmemente en la conservación de los ecosistemas submarinos y terrestres, protegiendo los óceanos y fuentes de agua, así como los bosques y espacios verdes.

Del mismo modo, remarcan la importancia de adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos, y de detener e invertir la degradación de las tierras y los procesos de desertificación.

Para todo ello, los ODS también proponen la transformación de las matrices productivas para que sean menos contaminantes, más seguras, modernas e inclusivas, y también cambios en las pautas de consumo volviéndolas más responsables y sustentables.

Como en muchas de las propuestas que venimos realizando (reducción y separación de residuos, eliminación de plásticos de un solo uso, plantar y cuidar nuestros árboles, recuperación de arroyos, entre tantas otras), desde nuestros hogares y desde la ciudad tenemos mucho que aportar para comenzar este camino.

Quizás estos objetivos puedan parecer muy amplios e inalcanzables, pero lo que intentan establecer son horizontes de acción para todos los proyectos e iniciativas que llevemos adelante, ya sea desde los organismos estatales, instituciones sociales y educativas, así como grupos de vecinos que quieran sumarse a esta agenda transformadora.

Gastón Crespo. Dirigente del GEN y concejal (MC)