Día Mundial de los Océanos

La acumulación de contaminación por plásticos es uno de los problemas ambientales que más creció en los últimos años. Esto afecta gravemente a nuestro planeta y sus ecosistemas, en particular a los mares y océanos donde van a parar gran parte de los residuos plásticos que generamos.

Cabe señalar que los envases plásticos representan casi la mitad de los residuos a nivel mundial. Muchos de ellos son diseñados con el fin de ser utilizados por única vez y, por sus características, no pueden incorporarse a los procesos de reciclaje. Con el tiempo, se degradan y se transforman en microplásticos que causan graves problemas ambientales y de salud para muchas especies terrestres y marítimas, incluyendo a los humanos.

Por ejemplo, en nuestro país se generan al año más de 2.7 millones toneladas de residuos plásticos, pero solo el 7% se trata a partir de alguna forma de recuperación o transformación. Asimismo, estudios realizados por organizaciones ambientales indican que más del 80% de los residuos recolectados en la costa bonaerense son plásticos.

Esta problemática que se intensifica cada año requiere una atención inmediata por parte de los Estados en todos sus niveles, así como también un cambio social y cultural que comience a revertir esta alarmante realidad. Además de lograr marcos legales que limiten y reduzcan la producción y uso de envoltorios plásticos, cada uno de nosotros tiene mucho que aportar en esta cuestión.

Usar bolsas reutilizables cuando hacemos las compras, no aceptar sorbetes o utensilios descartables, y consumir productos cuyos envases se puedan reutilizar o reciclar, puede hacer una gran diferencia. Además, es muy importante no arrojar basura en espacios públicos, ya que aquellos que no sean recogidos terminarán en desagües pluviales que desembocan en arroyos, ríos y mares.

Junto a las ONGs que integran el Consejo Ambiental Platense, estamos impulsando el proyecto “La Plata No Descarta” para prohibir progresivamente el uso de plásticos descartables e impulsar la implementación de alternativas sustentables, reutilizables o compostables. Es solo un ejemplo de las iniciativas que podemos poner en marcha desde la ciudad para construir entre todos un futuro sostenible. En este tema, no hay tiempo que perder: el cambio depende de todos.